Buscar
  • observatoriodeliderazgo

Liderazgo Emergente

Autor: Rafael E. Alcaraz Rodríguez



El mundo ha cambiado y por tanto el concepto, modelo y elementos del liderazgo tal como lo hemos conocido y ha evolucionado hasta hoy, también ha cambiado.



Tradicionalmente se consideraba un líder a la persona “capaz de influir en el comportamiento de los demás”. Ésta es la definición clásica y más utilizada desde las teorías conductistas (fundamentalmente de Mac Gregor). Posteriormente John Maxwell lo definió como “aquel que logra que sus equipos tengan un rendimiento superior”. Y así, solo por mencionar a algunos expertos en el tema, el concepto ha ido evolucionando y transformándose, tratando de responder a las necesidades que los cambios en el entorno que se han ido suscitando.


Hoy en día se habla del liderazgo como un conjunto de actitudes, conocimientos y capacidades que hacen al líder tan distinto del resto, que “inspira” a quienes están alrededor a seguirle (sus palabras y su ejemplo).


Sin embargo, lo anterior no basta, ya que no refleja el “cómo” va a lograr inspirar a los demás, el líder que hoy se necesita es un líder integro e integral, capaz de proveer lo que necesita el grupo de gente que le rodea y que esté dispuesto a distribuir lo que tenga y obtenga, de tal manera que cada uno de sus seguidores se sienta motivado a hacer lo mismo con los suyos. En otras palabras, un líder suficientemente creativo para hacer destacar a su organización de las demás y que al mismo tiempo sea suficientemente justo para lograr que cada persona obtenga de su trabajo lo que prudentemente necesita.


Lo anterior, se deberá reflejar en una actitud abierta, empática, asertiva, sincera y humilde, que le permita compartir con otros una percepción genuina de “sentido” en lo que hacen, lo cual favorezca un clima de confianza y de seguridad en el equipo, ya que deja claro la necesidad de complementar las fortalezas de todos, haciendo sinergia para alcanzar los objetivos que se establezcan para cada uno de los integrantes del mismo y finalmente para el equipo en su conjunto.


Es un liderazgo distinto, basado más en la capacidad de empoderar a otros, que en brindarles respuestas certeras a los problemas que enfrentan; más con ser un coach que solo un director de orquesta, más con ser un amigo cercano que una figura paterna, preocupado real y genuinamente por los demás. Ya no es entonces un liderazgo que dirige, controla o influencia, sino un liderazgo que apoya, que busca el crecimiento y la realización de todos y, en última instancia, la felicidad propia y la de los que le rodean. Con esto, alcanzando un mayor nivel de satisfacción y compromiso, logrando el desarrollo de sus colaboradores y por tanto formando más líderes, es decir, alcanzando el florecimiento propio a través del florecimiento de los demás.


Este “líder emergente” es alguien que valora a su equipo, proporcionándole retroalimentación constructiva de una manera constante, comparte conocimientos y crea condiciones para que los demás también lo hagan, facilita, guía, delega y proporciona un entorno de aprendizaje (incluso de los errores o fracasos), que aporten oportunidades nuevas a los integrantes de su equipo, así como una clara sensación de crecimiento personal y profesional continuo, que reta a su equipo y lo desafía con nuevos proyectos que aporten a su desarrollo. Un lider que reconoce y agradece las aportaciones de cada integrante del equipo y que en general favorece que no solo logren resultados, sino que lo hagan en una atmósfera gratificante.


Pero un líder con estas características no se genera espontáneamente. Requiere cambiar sus paradigmas y tomar una decisión muy firme de transformarse en este tipo de líder, por tanto, este perfil se forma, se entrena y se desarrolla, con la clara convicción de generar este estilo y comenzar a cambiar para convertirse en un agente positivo de cambio.


Este es el tipo de líder que nuestro mundo cambiante necesita y demanda, pero depende de cada uno de nosotros comenzar a trabajar para llegar a serlo, ayudando a los que nos rodean para que también lo sean.



12 vistas

 

 

 

Observatorio de Liderazgo | Tecnológico de Monterrey | Av. Eugenio Garza Sada 2501 Sur Col. Tecnológico C.P. 64849 | Monterrey, Nuevo León, México. 2019 |  Contáctanos: observatoriodeliderazgo@itesm.mx
AVISO LEGAL | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD | AVISO DE PRIVACIDAD 

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram